¿Has visto alguna vez Londres nevado?

Una de las cosas que más me gusta de viajar en invierno es tener la oportunidad de ver la ciudad nevada. Es la primera vez que estoy en Londres en invierno y desde que llegamos cada noche mirábamos a ver si la temperatura bajaba a números negativos. Hace dos años viajamos en enero a Oslo y fue un viaje super especial. El año pasado en Roma no nos pilló la tormenta de nieve por horas. Y lo mismo en Nueva York, un sol espléndido en Febrero. La verdad es que siempre que viajamos pillamos buen tiempo y Londres nos ha sorprendido. Desde que llegamos a la ciudad el 16 de enero de 2018 no habíamos tenido días de verdadero frío hasta ahora.

Recuerdo el domingo que fuimos al Farmer’s Market de Marylebone, esa pequeña nevada que vimos y nos sentíamos super afortunados de haberla vivido. Lo mismo que una mañana que cogía el bus  a las 6 para ir a trabajar y vi unos finísimos copos de nieve caer y desaparecer al tocar tierra. Pero lo de esta vez fue mágico. La primera gran nevada cayó el martes. Justo en mi día libre. Yo estaba cocinando con Sole y de repente vimos como una capa blanca caía sobre las casas de al lado. Salimos a la calle y ya soleado pudimos jugar un rato con la nieve. Pero cuando llegamos al Soho la nieve había desaparecido. Al día siguiente trabajaba desde las 6:30 de la mañana. Me desperté a las 5 sin asomarme por la ventana para no molestar a Leo que estaba dormido. Cuando estaba desayunando Leo despertó y corrió la cortina. OMG.

Estaba toda la calle nevada, los tejados, los árboles y todo indicaba que esta vez iba a durar. Creo que ha sido la mañana que menos me ha costado ir a trabajar. Todo estaba blanco, apenas habían pasado coches y personas por las calles y la nieve estaba virgen sobre el asfalto. El camino al trabajo fue precioso, me paré haciendo fotos y videos por cada esquina. Hasta el punto de que llegué justa justa a trabajar. En mi descanso me cambié corriendo y llamé a Sole para pasear y hacernos fotos en la nieve pensando que en cualquier momento podría volver a desaparecer… A las 11:30 estaba preparando una tarta para un cliente cuando de repente se me ocurrió mirar hacia la puerta. Solo quería ver si seguía la acera cubierta de nieve. Solo veía copos blancos caer, apenas se veían los edificios de en frente.

Yo estaba super ilusionada, deseando terminar de trabajar y en cuanto salí paseé con Sole por todo el centro y recogimos a Leo del trabajo. Fuimos hacia Picadilly a hacer unas fotos cuando de repente… empezó a nevar again!! No me lo creía, creo que la emoción se ve en las fotos. Uno de los mejores días en Londres. A pesar de no ir bien preparada y con zapatillas de deporte que calaron y me congelé el pie no cambiaría nada del día. Una experiencia única que nunca olvidaré.

No sé por qué, pero adoro la nieve.

 

 Remember:

COLLECT MOMENTS, NOT THINGS.

Fotos: Leo Hidalgo (@yompyz)

 BLOGLOVIN

| Instagram | Youtube | Facebook Pinterest | Twitter |

Email this to someoneShare on TumblrPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

2 comentarios

  1. Madre mía, qué pasada, me flipa. Yo cuando fui también hacía solazo. Obviamente hacía frío, pero nada muy heavy.
    Aunque yo prefiero sol ♥
    Besos!!
    http://martinalubian.com/Blog/

    1. Yo también lo prefiero ahora ajajaj pega verano!!

Deja un comentario